Ayudar es lo que mantiene vivo.

Al entrar a la catedral me sorprendí al  ver la multitud de personas que estaban celebrando a la patrona de Honduras la Virgen de Suyapa, luego continúe caminando y me encontré una fila de personas esperando hablar con Luis Alberto Cardinal Hernández para recibir un concejo.

Al terminar de aconsejar a varias personas, llego un joven drogadicto diciéndole, “Papi ya es hora de comer”, a lo que el contesto: si espérate un rato más, cuando termine te sirvo tu comida, lo más asombroso de este hombre es la sencillez y humildad que él tiene.

Cardinalal es una persona sencilla pero sin duda con un gran corazón, su pasado le ayudo hacer humanitario, al no tener una figura materna hoy el se a convertido en un padre especialmente para los jóvenes de la calle.

Donde nació usted.                                                                                               

Bueno naci en el puerto de la Ceiba el 30 de mayo de 1952.

Como puede usted describir su infancia fue difícil o tuvo una infancia alegre donde obtuvo todo siempre.                                                            

Tuve una infancia muy feliz, a pesar de ser pobre y no conocer a mi madre, tenía todo al hablar de todo me refiero a que tuve comida, vivienda, escuela y mi plan básico y fui hijo de crianza pero eso no fue motivo para no tener una infancia alegre.

 A usted a pesar de ser una persona muy ocupada y no abundar de tiempo cuáles son sus pasatiempos que es lo que más le gusta hacer.

Servir a los demás, específicamente a los pobres y humildes, a esas personas que no tienen quien por ellos y están en un completo abandono y despreciados por la sociedad.

En qué año viene usted y decide venirse para San Pedro Sula porque esta ciudad pudiendo escoger otra.

Me traslade en el año de 1970 a mis 18 años de edad.

Cuale son los cargos que se le han otorgado en todo este lapso de estar en este lugar.

En estos momentos soy sacristán y pues también doy charlas de biblia entre otras, y estoy sirviendo en obras sociales con las personas que más lo necesitan.

A los cuantos años decide comenzar a realizar todas las obras.

Comencé a trabajar en obras sociales desde que estoy en la parroquia de San Isidro en la Ceiba en el año de 1960 y luego vine a San Pedro sula en 1970 y he continuado toda la vida haciéndolo porque considero que Dios me ha mandado a servir.

Cuales son todas las obras que usted tiene a su cargo desde el momento que usted llega a San Pedro Sula y comienza en la catedral.

Desde que se abre la catedral me dedico atender a todas las personas que vienen a pedir agua reparto aproximadamente 12 botellones de agua purificada, seleccionar ropa donada y entregarlas a las personas necesitadas, así como también llevar a las personas drogadictas a los hospitales si están enfermos y entregar comida.

El factor económico de realizar estas obras es grande usted no me lo podrá negar, para realizar estas obras recibe algún apoyo.

En estos momentos no hay nadie que apoye, nosotros estamos subsistiendo gracias a las donaciones de la feligresía y el padre Saturnino que apoyan y la ayuda que da la gente en la parroquia, también hay personas que depositan sobres, luego el padre los recoge para hacer todas las obras y si no hay donaciones entonces el padre compra medicinas, sandalias, ropa, comida y lo demás para apoyar esta gente que lo necesita tanto.

Que ha sido lo más difícil desempeñando estas obras.

Lo más difícil ha sido la incomprensión de las personas, muchas de ellas me han atacado duramente porque no entienden que es servir a los demás y piensan que lo que estoy haciendo es como manteniendo a un montón de personas que no quieren trabajar, pero yo sigo y siempre, yo tengo un enfoque de ayuda para los ancianos, minusválidos, emigrantes, jóvenes resistoleros sin importar los ataques de las personas que dicen cosas negativas.

Que otras obras le gustaría realizar.

Son muchas pero lo que más me gustaría es trabajar en el pastoral de la iglesia pero primero tengo que especializarme en alguna licenciatura, pero también me encantaría que en la ciudad hubiera un albergue, donde se pudiesen estar niños, jóvenes, adultos y ancianos y poder colaborar en el. Espero que se realicen.

Cuál es su concejo a la sociedad.

No olvidarse de aquellas personas que están olvidadas en las calles como niños, jóvenes, ancianos y minusválidos, ya que en la hora de la muerte no nos llevamos nada, más que la satisfacción por ayudar a estas personas necesitadas.                  

Escrito por: Carolina Umaña.                                                                        

~ por nuevageneracionhn en marzo 23, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: