Abstencionismo, el gran ganador

Las elecciones más controversiales en la historia de Honduras se realizaron en el marco de la división internacional y nacional sobre su legitimidad y transparencia. Al final del día ni siquiera el candidato ganador Porfirio Lobo obtuvo tanto apoyo como la abstención. Aun con la fuerte campaña para instar a la población a votar por parte del gobierno de facto, la abstención del 65 por ciento fue la gran protagonista del proceso.

Mucho se ha dicho en los medios locales sobre una “masiva asistencia” de la población a votar. Sin embargo, los números hablan y no solo en materia de votantes. Lo que no indican los medios tradicionales ha sido las numerosas renuncias por parte de candidatos independientes, udeistas y liberales y hasta un nacionalista.

Estos datos son extraoficiales, dado que el Tribunal Supremo Electoral ha afirmado, sin mostrar pruebas, de un 40 por ciento de abstinencia. Los observadores que estuvieron presentes durante los comicios aseguraron haber presenciado un ambiente de absoluta democracia y paz. No sorprende que no se les haya dado un “tour” por las calles de San Pedro Sula durante las manifestaciones en contra de las votaciones.

Otras habrían sido sus declaraciones, de haber estado en los 49 arrestos arbitrarios, los heridos  y los desaparecidos que dejó el 29 de Noviembre. Entre ellos un periodista internacional resultó herido y otro fue apresado mientras trataban de cubrir el evento. Algunos comentan que fue el día en que hubo “más botas que votos”, por la gran cantidad de militares y policías, principalmente en las zonas San Pedro Sula donde hubo mayor concentración de miembros de la Resistencia.

El gobierno de facto ha estado caracterizado desde su primer día, por su falta de escrúpulos a la hora de falsificar documentos, tergiversar el espíritu de las leyes y hacer uso de la fuerza brutal si fuese necesario para silenciar las subversiones en contra de sus actos. ¿Por qué habrían de hacer excepción en estas elecciones?

El simple hecho de no reconocer al sector en oposición y de no mencionar las latentes verdades como las renuncias, la abstinencia, la huelga de hambre en el Parque Central de San Pedro Sula y los allanamientos arbitrarios días antes de las elecciones, son indicadores de que no podemos confiar en resultados promovidos y organizados por un gobierno ilegal que ha demostrado la mayor insensibilidad e irrespeto a las mismas leyes que propugnan.

Ailin Guerra

~ por nuevageneracionhn en diciembre 3, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: