ESPEJISMO EN EL DESIERTO DE HONDURAS. Elecciones en medio de la crisis.

A menos de tres días de las elecciones en Honduras, el país centroamericano vive un ambiente confuso, bajo la incertidumbre, el temor y las amenazas de violencia por parte del gobierno de facto y de sectores en oposición. Lo que debería ser una fiesta democrática, se ha convertido en una estrategia para blanquear un golpe de estado y legitimizar un gobierno que ostenta una larga lista de violaciones a los derechos humanos y a las leyes.

Una masiva renuncia de mas de 110 candidatos a alcaldes y 55 de diputados, así como el retiro de una candidatura independiente a la presidencia, dejan ver las opiniones divididas y dudas en torno a lo que algunos catalogan como una “burda farsa electoral” luego del incumplimiento del acuerdo San José-Guaymuras.

En el contexto de represión, secuestro, tortura y asesinatos a dirigentes y miembros de la llamada Resistencia –que esta en oposición al Golpe de Estado–, el gobierno de facto pretende justificar lo injustificable.La comunidad internacional, con excepción de Estados Unidos, Panamá y Colombia y Costa Rica ha declarado que no reconocerán los comicios a realizarse el 29 de Noviembre del presente año 2009.

Lo más lamentable es que se ha transformado lo que debe ser un acto de libertad y paz en el que el ciudadano ejerce sus derechos, en lo que amenaza con convertirse en un proceso violento. Las condiciones no son viables para que se den votaciones libres y transparentes, sobre todo sin la cobertura y supervisión de la Organización de Estados Americanos y las Naciones Unidas.

Votar es decidir, no aplaudir actos despreciables. El país se encuentra ante una tiranía de la mayoría. Una mayoría que desconoce e ignora los intenciones verdaderas detrás de los comicios a realizarse y que ha sido bombardeada de mensajes confusos y engañosos, resultado del cerco mediático y sus eternos guiños con los grupos de poder.

Consideran y han hecho ver al izquierdismo como la temible plaga que traerá la peor de las miserias a un país galante y con un futuro de arcoíris, como si la miseria en Honduras no fuera una realidad latente, y cuando en países desarrollados conviven legalmente partidos de izquierda y partidos de derecha, dando a la población una verdaderas opciones a elegir.

Les catalogan de “ñángaras” con pensamientos anarquistas y que quieren instalar ideologías muertas y retrógradas. Sin embargo no existe acto más retrógrada y destructivo que “solucionar el problema de unos pocos revoltosos” matando a sus dirigentes, amenazando y persiguiéndolos”. Escupiendo en la cara a los tres ideales establecidos desde 1789: Libertad, igualdad y fraternidad.

En medio de la crisis económica que aqueja al país, las aduanas recibieron la millonaria inversión en un vehículo Ford f750 para replegar a los protestantes con chorros de agua y químicos a alta presión, así como puertos para la colocación de armas. También se compraron 10 mil granadas de mano lacrimógenas, proyectiles de 37 mm de gas lacrimógeno y se dio la orden de despejar las salas de los centros hospitalarios del país.

El panorama no se ve prometedor para este 29 de noviembre. En reiteradas ocasiones se ha visto que el orden por el que vela el gobierno interino, es válido solo cuando favorece sus intenciones e intereses. La ley está para condenar los actos de un presidente, y no los de otro. El orden está para garantizar el bienestar de los ciudadanos de blanco, y no a los de rojo.

Los que pretenden que las elecciones sean la solución a la crisis política olvidan que el descontento de varios sectores de la población no acabará al elegir a un dirigente sucedido por un gobierno ilegal. Sin el envío de observadores de la OEA y la ONU, los resultados podrían ser impugnados, dando lugar a una nueva contienda, aunada a la crisis económica que el “presidente elegido” deberá enfrentar.

Para que la verdadera democracia y justicia sean ejercidas, no basta “comenzar de nuevo, desde cero”. Hacerlo significa dejar en impunidad todo lo sucedido, y la sociedad seguirá dividida hasta que el problema no se solucione de la manera correcta: Llamar a elecciones cuando se haya restablecido el Estado de Derecho, y el Congreso Nacional haya tomado su decisión en torno a la restitución del depuesto presidente Zelaya.

Ailin Guerra

~ por nuevageneracionhn en noviembre 30, 2009.

2 comentarios to “ESPEJISMO EN EL DESIERTO DE HONDURAS. Elecciones en medio de la crisis.”

  1. Muy buen articulo, dificilmente podemos publicar escritos de este tipo en nuestro medios de comunicacion social…dificil no, la verdad imposible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: